Análisis Need for Speed: Heat

AO Tennis 2: Detrás de las escenas
28/11/2019
25 aniversario de PlayStation®
25 aniversario de PlayStation®
04/12/2019

Tras disfrutar el pasado verano de NFS: Payback, en este mi primer análisis os contaré cómo ha sido la experiencia con Need for Speed: Heat, la nueva entrega de la famosa marca de Electronic Arts que llega en forma de un título bastante divertido pero que debe mejorar ciertos aspectos de cara al futuro.

¡Bienvenidos a Palm City!

El primer cambio que se puede observar respecto a la anterior entrega es que NFS Heat se desarrolla en un mapa bastante más reducido. Sigue siendo un terreno amplio para explorar pero la ciudad de Palm City será esta vez la única protagonista, ofreciendo diferentes tipos de pruebas (Circuito, Sprint, Derrape y Campo a Través), pequeños retos que suelen picar mucho (Radares, Saltos y Zonas de derrape) y unos coleccionables que merecen la pena buscar ya que otorgan interesantes recompensas.

Todo esto en una Miami de marca blanca donde las carreras legales e ilegales conviven juntas. Y es que en Ghost Games han querido diferenciar muy bien lo que sucede por la mañana de lo que sucede por la noche, dando lugar a dos formas de jugar que podremos cambiar dependiendo de nuestras necesidades.

A la luz del Sol nos podemos encontrar unas carreras que están dentro de la competición Speedhunters Showdown, organización que prepara estas pruebas sin que la policía meta las narices y sin tráfico. El objetivo es ganar todo el dinero que se pueda juntar, el cual se podrá invertir en coches nuevos o mejoras para los mismos, mecánica clásica en cualquier juego de este estilo.

Una vez nos cansemos de ser ricos, tenemos a nuestra disposición la parte más destacable del juego y en la que las horas se pasan volando. La noche de Palm City es todo lo contrario a lo que sucede por el día. Las carreras ilegales son las protagonistas, los polis están afilando el cuchillo y aquí la meta es ganar toda la experiencia posible sin que nos detengan, ya que nos servirá para aumentar nuestra reputación.

Los maderos no se andan con tonterías…

¿Por el día no hay policías? Sí que los hay. Van con calma porque son conscientes de que vamos a disputar unas carreras totalmente legales. Nos perseguirán si nos chocamos contra ellos, pero no tienen mucha sangre en las venas. Por la noche es cuando no conviene cabrearles mucho.

En la parte superior de la pantalla tendremos a nuestra disposición un medidor de alerta, el cual irá aumentando a medida que vayamos disputando carreras, superemos alguna actividad suelta por el mapa (mini punto para Ghost Games por recrear muy bien el cabreo de los oficiales cuando nos saltamos un radar a 300 Km/h) o por iniciar una persecución.

Cada nivel de alerta se convierte en un multiplicador muy importante, ya que al acabar la noche puede ser un gran aliado para que los pocos puntos obtenidos terminen siendo oro a la hora de subir la reputación. El quinto es el nivel máximo de alerta, algo que tiene su cosa buena y su cosa mala.

La mala es que este nivel convierte a los policias en una pesadilla con ruedas, utilizando todo tipo de accesorios (pinchos, inhibidores, etc) y solicitando refuerzos cada vez más duros (vehículos de alta velocidad, unidades blindadas, helicopteros, etc). Esto hace que la noche sea una de las partes más complicadas del juego durante la primera mitad del mismo.

Se puede escapar de las persecuciones más difíciles, pero para ello nuestro vehículo debe estar preparado que los maderos muerdan el polvo.

Cuantos más caballos mucho mejor

Para poder afrontar todo lo que se ha mencionado anteriormente, Need for Speed vuelve a ofrecer la posibilidad de mejorar nuestro coche hasta convertirlo en una auténtica bestia.

Aquí nos podemos encontrar que vuelve el sistema de prestaciones de siempre, dejando atrás el basado en cartas que aparecía en NFS Payback y saludando de nuevo a unas piezas clasificadas en diferentes categorías (Pro, Súper, Élite, etc).

Además de las clásicas prestaciones como pueden ser el nitro, el turbo o los neumáticos, podemos encontrar mejoras centradas en las persecuciones nocturnas. Se puede instalar una pieza activa que podremos utilizar siempre que esté disponible y luego está la posibilidad de poner otra de forma pasiva que se habilitará dependiendo de la situación.

A través de las estadísticas del vehículo, podremos comprobar cuáles son las mejores piezas para nuestro vehículo y ver si llegamos al nivel de prestaciones necesario para poder disputar la siguiente carrera.

Este requisito que acabo de mencionar sigue sin funcionar correctamente, sobre todo viendo que el mayor porcentaje de las carreras suelen ser contra coches controlados por la CPU. Esta experiencia ha sido jugada en la dificultad más alta del juego y aún así no ha supuesto un reto muy grande.

Si el vehículo llega al nivel recomendado, no tendrá problemas para ponerse en primer lugar. De la misma forma que si supera o no ese nivel aunque sea por 10 puntos de diferencia. Sí es cierto que ha habido carreras en las que la CPU ha metido el turbo y me he tenido que conformar con puestos más bajos, pero han sido tan pocas que no sirven para compensar.

No le resta diversión al juego, pero es un problema que se lleva arrastrando en las dos últimas entregas, al menos en mi opinión. Lo suyo sería ofrecer un desafío para que el jugador se vea recompensado al ir mejorando su coche.

NFS Heat Studio: herramienta con futuro

Me veo obligado a seguir con la personalización estética del vehículo, una parte que me encanta y que en este NFS Heat he podido disfrutar gracias a su Companion App.

Ya no solo por el hecho de que esta aplicación nos permite tunear nuestro coche ofreciendo las mismas opciones estéticas que podemos encontrar en el juego y sin necesidad de estar dentro de él. Una vez tengamos el coche de nuestros sueños, se podrá importar en NFS Heat a cambio de dinero.

Pero yo menciono NFS Heat Studio por otra cosa, y es que la comunidad de Need for Speed es capaz de crear unos diseños alucinantes usando la herramienta interna del juego. La aplicación permite lo mismo pero con una mayor precisión que a la hora de realizarlo en consola. Quién tenga una buena tablet disfrutará muchísimo de esta app.

Obviamente tiene cosas a mejorar, pero merece la pena facilitar todo el feedback posible para que podamos utilizar NFS Studio en los futuros juegos de la franquicia.

Una campaña floja y un multijugador discreto

Pasamos a hablar de los modos que ofrece NFS Heat, donde nos podemos encontrar con un modo Historia clásico y unas opciones online para compartir servidor con otros jugadores.

La campaña de esta entrega tiene una idea que es bastante buena. La policía de Palm City ha creado una unidad especializada en carreras callejeras y su objetivo es acabar con todos los corredores ilegales. Nosotros, representados por un avatar que se puede personalizar en cualquier momento, intentaremos evitar este malvado plan y que nuestra banda sea la que acabe con el responsable principal de ese equipo policial.

Hasta ahí todo bien, pero el problema es que el desarrollo tanto de las misiones como del propio guion terminan siendo sosos. Los niveles de la historia son una mezcla entre carreras normales y secciones propias de un Grand Theft Auto (por ejemplo: perseguir a alguien sin que nos vea y luego embestir su coche para acabar con él) que no aportan nada nuevo al juego y dan la sensación de estar haciendo todo el rato lo mismo.

La historia tampoco es que tuviese el objetivo de ser perfecta, pero es tan floja que el único momento memorable es un pequeño guiño que se puede ver al final de la trama.

También nos podemos encontrar unas misiones secundarias basadas en las pruebas de Circuito, Derrape y Campo a Través donde lo interesante es conseguir algunos vehículos clásicos de la franquicia una vez terminadas todas las pruebas.

En el apartado multijugador podemos encontrar unas opciones demasiado sencillas pero que terminan cumpliendo. Si compartimos servidor con otros jugadores o con nuestro grupo de amigos, tenemos la posibilidad de retarlos en cualquiera de las pruebas que ofrece el juego, en las cuales las recompensas de dinero y reputación serán más altas.

A esto se le añade la opción de pertenecer a una banda online, donde se pueden conseguir bonificaciones o coches exclusivos cada vez que el grupo suba de nivel. También podemos retar a nuestros compañeros de la banda en unas pruebas Contrarreloj bastante originales y divertidas donde nuestro rival serán sus coches fantasmas.

Apartado técnico

Need for Speed: Heat es el enésimo juego de Electronic Arts que vuelve a utilizar el motor Frostbite de DICE para darle vida a este proyecto. El resultado es un título que por lo general luce bastante bien, pero en algunos puntos deja mucho que desear.

De noche es brutal. Las luces de neón con ese color rosa mezclándose con las sirenas policiales hacen que esta parte del juego sea lo más bonito que se puede ver. Pero de día se pueden observar que los modelados de los personajes, los edificios o algunos paisajes tienen un acabado muy regular respecto al de los vehículos, los cuales tienen un aspecto espectacular.

Destacar que es un juego donde llueve mucho. Podría ser un homenaje a las numerosas lluvias que estamos viendo en las últimas semanas, pero no. A veces suele ser hasta cansino, pero hay que reconocer que el fenómeno está muy bien recreado y suele dejar postales impresionantes.

En lo que ha sonido se refiere, el ambiente está muy logrado. El juego cuenta con un doblaje al castellano del que ya estamos acostumbrados por parte de EA. La banda sonora cuenta con aproximadamente 60 canciones de artistas como Gente de Zona, Diplo, Sofi Tukker o Inna. Una música que cuenta con una playlist diferente dependiendo de la hora a la que estemos jugando, algo que hay que destacar como un gran acierto.

Conclusiones

Positivo:

  • La conducción es buenísima
  • NFS Heat Studio es una gran idea
  • Malditas y sensuales persecuciones nocturnas

Negativo:

  • El modo Historia es bastante flojo
  • El Nivel de Prestaciones no sirve si la CPU es irregular aún jugando en la dificultad más alta
  • Desconexiones constantes a la hora de jugar online

El análisis de Need for Speed: Heat ha sido realizado en una PlayStation 4 gracias a una versión digital facilitada por Electronic Arts.

SantiagoSanGuz
SantiagoSanGuz
Hablo de fútbol y de videojuegos en mis ratos libres. ¡Orgulloso aficionado del Getafe CF!

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: