Análisis de Dragon Ball Z «Kakarot»

Final Fantasy VII Remake presenta el trailer de su tema principal
31/01/2020
El nuevo DLC de Code Vein ya está disponible
06/02/2020
Mostrar todo
Portada de DBZ Kakarot

Portada de DBZ Kakarot

La esencia de Akira Toriyama en su obra de DBZ.

DRAGON BALL Z: KAKAROT es un juego tan fiel a la obra de Akira Toriyama que incluso a nivel argumental te aclara más la trama que en el anime original. CyberConnect2 creó el juego de Naruto y también ha creado el sueño de muchos fans de esta saga, que es poder recorrer escenarios tan emblemáticos del universo de Dragon Ball Z como el planeta Namek, la mítica isla tortuga del maestro Roshi, …

Dragon Ball Z

El juego recoge el argumento de la obra de Akira Toriyama desde el encuentro con Raditz hasta el final de la Saga de Buu; desarrollándola entre cinemáticas impresionantes, que incluso superan en espectacularidad al anime original.

Tenemos también exploración de mundos semi-abiertos y combates para rememorar esas batallas míticas como la de Goku contra Vegeta.

Dragon Ball Z

Una vez que nos ponemos el juego la primera vez, nos mete de lleno con el opening con su tema musical “Cha-la-head” con las identicas cinemáticas pero con el render del juego. Metiéndonos de lleno y asimilar los controles con el tutorial. En el tema de personajes jugables está limitado a la media docena que realmente conduce la trama original (los principales protagonistas son Son Goku, Son Gohan, Picolo y Vegeta), acompañados de luchadores de apoyo como Krilin, Trunks del futuro o Ten-Shian en algunos combates. Siendo necesario para meternos de lleno en enfrentamientos emblemáticos que han inmortalizado a la saga y ayudan a continuar con la historia sin perder el ritmo.

Los controles son muy básicos e intuitivos pero muy dinámicos con combos y sobretodo al combinar con varios luchadores los ataques especiales. Según vamos desbloqueando mejoras, conseguimos más variedad de ataques para enfrentarnos a los jefes finales. Poder emular esos Kame-Hame-Ha con Son Goku o convertirse en Saiyan en los enfrentamientos junto a la banda sonora original; todo fan de Dragon Ball Z va a quedar maravillado de este gran título.

Por suerte no va a ser todo peleas, sino que tiene un toque estratégico de RPG, exploración, mini-juegos; alargando más la vida del juego. Un apartado interesante es “el muro de comunidad”; un aspecto bastante entretenido donde debemos asignar a los personajes que vamos conociendo en un tablero relacionado con algún aspecto del juego (combate, exploración, efectos de la comida…) para tratar de crear conexiones entre personajes que mantengan alguna relación – padres e hijos, miembros de la misma especie o villanos reformados – y así potenciar nuestras estadísticas.

Aunque por desgracia, esos mini-juegos y el sistema de coger orbes por el mapa es muy plano y al final se hace muy repetitivo.

Otro de los problemas que adolecen al juego son los tiempos de carga, que duran bastante, incluso para entrar a mini-mapas. Cuando seguimos la historia principal su aparición es más puntual, pero en algunas secundarias están de más por inventarse completamente mini-historias del anime original.

Dragon Ball Z

Hay una cantidad muy limitada de clases de enemigos «normales» en el mapeado: un par de modelos de robot y un pack de luchadores genéricos de cada saga. Haciendo aumentar la sensación de repetición y falta de variedad, especialmente es molesto cuando te incordian al hacer una misión principal.

Kakarot muestra mucho más cariño hacia la serie original en los coleccionables, que se se sitúan en los lugares más míticos de Dragon Ball y nos obsequian con un pequeño recuerdo en forma de carta de lo que sucedió allí durante la primera aventura de Son Goku. De la misma manera, visitar ciertas localizaciones clave en los momentos adecuados de la historia nos permitirá escuchar pequeñas conversaciones más interesantes de lo habitual (por ejemplo, si acudimos a la guarida de Yamcha tras el combate contra Nappa).

Se nota el esfuerzo por recrear los lugares más icónicos, pero a nivel visual Kakarot presenta algunos escenarios varios. Creo que no podemos criticar ese apartado porque también en el anime los planos eran muy vacíos incluso en las ciudades. Por lo que igual puede ser el motivo de esa vaga decisión.

Dragon Ball Z

Conclusiones:

Dragon Ball Z: Kakarot es uno de los juegos que por fin nos mete de lleno en el mundo de Dragon Ball Z. No solo plasma a la perfección su historia, sino que perfecciona más la trama sin dejar lagunas y nos hace vivirla como nunca antes. Teniendo un encanto único que nos ha hecho emocionar volver a revivir esos momentos de nuestra infancia. No es perfecto por temas que hemos comentado e impiden alcanzar la excelencia, pero si eres un verdadero fan de Dragon Ball Z.

Si de pequeño emulabas en convertirte en Saiyan con un Kame Hame-ha, simulabas la escena de FU-SIÓN y esperabas ansioso de ver el siguiente capítulo; con este juego disfrutarás como un niño con una sonrisa de oreja a oreja. También agradecemos a Bandai Namco por facilitarnos un código de descarga para hacer este análisis de este juego.

Dragon Ball Z
A %d blogueros les gusta esto: