Análisis Alpaca Ball: Allstars

GiiKER Smart Four: un nuevo enfoque del clásico juego de mesa
28/10/2020
Presentado el anuncio global de lanzamiento de PlayStation 5
28/10/2020

Este verano se ha demostrado que en el género de los videojuegos de fútbol hay vida más allá de FIFA y Pro Evolution Soccer.

Aunque siempre han existido muchísimas alternativas para los usuarios que buscan otro estilo de juego -sobre todo en Steam-, en los últimos meses han llegado varios títulos de fútbol arcade entre los que destacan Super Soccer Blastel cual ya analizamos en la web– o el esperadísimo Captain Tsubasa: Rise of New Champions basado en la famosa serie futbolera de animación.

Es una buenísima noticia. En mi opinión, se echa muchísimo de menos juegos como los FIFA Street de PS2 e incluso me atrevería a incluir aquel FIFA Street 3 de PS3, unos títulos que ofrecían un fútbol más desenfadado y donde tanto los regates como esos Gamebreakers nos dejaban flipadísimos en aquella época. Respeto absoluto tanto para el FIFA Street de 2012 como para el modo VOLTA Football de las últimas entregas de FIFA, pero es que no llegan ni a la suela de los zapatos de esas auténticas obras maestras.

Como digo, es una buenísima noticia que poco a poco vuelvan los títulos de fútbol arcade de gran calidad y la gente de Salt Castle ha llegado para confirmar dicha alegría. En el momento en el que este estudio presentó el primer trailer de su proyecto futbolístico, me enamoré a primera vista.

¿Que pasaría si Untitled Goose Game y Rocket League tuviesen un hijo? Pues que sería este Alpaca Ball: Allstars del que os voy a hablar hoy y que el mundo no sabía que era totalmente necesario jugarlo.


¿Como sería Messi si fuese una alpaca?

Como ya me pasó cuando analicé el divertido juego del ganso, no tengo ninguna referencia sobre como es la vida de una alpaca –más allá de vídeos o memes graciosos– y tampoco parece que haya muchos videojuegos protagonizados por este simpático animal.

El control de la alpaca es bastante sencillo y la parte más importante durante el desarrollo de los partidos es el poderoso cuello que tienen estos animales para poder marcar goles. También pueden saltar o deslizarse por el campo tanto para cortar una jugada de gol como para embestir a las otras alpacas.

Por si eso fuera poco, existe también la posibilidad de realizar un tiro poderoso que rebota por toda la pista noqueando a todos los rivales y que afecta a la alpaca dejándola agotada durante unos instantes.

En lo que respecta a los partidos, se nota que la jugabilidad está bastante inspirada en Rocket League. Se cambian los coches por las alpacas y se consigue una experiencia muy divertida. Tanto que hasta el balón tiene la misma libertad que en el juego de Psyonix, por lo que los rebotes serán constantes y más de una vez pueden ocasionar alguna situación que termine en un gol extraño.

Se puede jugar con diferentes tipos de pelotas, desde el balón clásico de fútbol hasta una bomba, pasando por un puck de hockey, un dado, una pelota de playa y un balón de rugby. Cada una de ellas ofrece una experiencia distinta, donde si tengo que elegir mi favorita diría que está entre jugar con el puck y con el balón de rugby.

En algunos partidos aparecerán unos potenciadores que se iran activando de forma aleatoria y con los que la situación se convertirá en un auténtico desmadre, permitiendo a la alpaca tener el cuello largo para alcanzar antes la pelota, noquear a los rivales con una embestida como si de fútbol americano se tratase o que el tiro vaya de forma automática a la portería sin que nadie pueda evitarlo.

Los encuentros se pueden disputar en un total de 11 canchas y se pueden jugar desde un 1v1 hasta un 4v4, ya sea contra rivales controlados por la CPU o en multijugador local contra otros 7 usuarios.


Un sueño: ser el mejor jugador de alpacabol

Alpaca Ball: Allstars cuenta con un número escaso de modos de juego: los Partidos Rápidos y un modo Trayectoria.

Lamentablente el juego no cuenta con un modo multijugador en línea, aunque desde Steam existe la posibilidad del Remote Play Together para jugar en local y eso le quita un poco de importancia a dicha ausencia.

En ambas opciones se permite una personalización rápida de la alpaca que se vaya a controlar, pudiendo elegir entre 9 caras y 13 colores de piel diferentes. Lo malo es que en la Trayectoria no se puede mantener guardada la skin que se haya elegido y, cada vez que se «cargue partida», aparecerá de nuevo el diseño predeterminado del juego.

Entrando ya de lleno en dicho modo de juego, hay que decir que me ha sorprendido que la Trayectoria tenga una trama bastante interesante para ser un juego protagonizado por un animal.

Una alpaca millonaria quiere comprar el terreno en el que vive el/la protagonista para construir el nuevo establecimiento de su cadena de hoteles y la madre le pide por favor que se convierta en el mejor jugador de alpacabol de todos los tiempos para poder evitar esta catástrofe.

Con esta maravillosa premisa empieza una aventura que se compone de cuatro fases -cada una dividida en 8 partidos– y que lleva a la simpática alpaca a visitar diferentes lugares de Sudamérica y Europa hasta llegar a disputar la Copa Mundial de Alpacabol, todo ello utilizando una representación del mapamundi bastante graciosa y divertida

El desarrollo del modo está bien equilibrado variando entre los distintos estilos de partido en cuanto a participantes, las diferentes pelotas o la activación de los potenciadores para que la experiencia no sea tan repetitiva, pero sí es cierto que la dificultad deja mucho que desear y no hay posibilidad de ajustarla según la habilidad.

Hay algunos partidos que se pueden complicar debido a los rebotes o que la IA de las alpacas rivales en ocasiones aprovecha muy bien la posibilidad de marcar gol, pero estos no forman parte de un porcentaje muy grande. Se podría entender el estado actual ya que, aun con la sencillez de la jugabilidad, marcar gol en Alpaca Ball: Allstars no es tan fácil, pero hubiese estado bien ir regulando la experiencia según el desafío.

Por lo demás, este modo Trayectoria es muy disfrutable desde el principio hasta el final, además de que se puede jugar en cooperativo. Su duración ronda sobre las 3 horas, algo que a lo mejor no sirve de mucho para compensar la falta de un contenido que le hubiese dado un poco más de vida al título.

En los partidos rápidos se pueden encontrar todo lo mencionado hasta el momento y se pueden jugar encuentros con hasta una duración de 10 minutos. En mi caso, no ha sido posible probar el juego contra otro usuario de forma local, pero estoy seguro de que la diversión está asegurada con todo lo que ofrece Alpaca Ball: Allstars.


Apartado técnico

Visualmente el juego es muy bonito y prueba de ello son todos sus escenarios. Hay una pista en especial a la que solo se puede jugar en el modo Trayectoria y es tan preciosa que es ahí donde se nota todo el cariño que le han puesto sus creadores en el apartado gráfico del título.

El modelado de la alpaca es el apropiado y su personalización siempre tira por lo cómico, razón más que obvia por la que hubiese estado muy bien poder personalizarla de forma única y jugar siempre con esa skin.

En cuanto al sonido, primero debo destacar que hay un botón secreto que permite hacer sonar a la alpaca y está muy mal que no lo hayan señalado en los controles del juego. En Untitled Goose Game me tiré todo el rato utilizando el graznido del ganso, por lo que aquí ha ocurrido lo mismo tras descubrirlo.

Los menús no cuentan con mucha música, pero la canción que suena en el menú principal te alegra el día y nunca se hace pesada. Por el contrario, la del modo Trayectoria en ocasiones se hace un pelín cansina. Y, por supuesto, cada escenario cuenta con su propia música relacionada con la ambientación de la pista.


Conclusión

Alpaca Ball: Allstars es una maravilla que todo aficionado a los videojuegos de fútbol debe probar porque se lo va a pasar muy bien y desconectará fácilmente del realismo que ofrecen tanto FIFA como PES. Algún modo de juego más o la posibilidad del juego online le hubiese dado mucha vida, pero por el momento es un producto bastante recomendable. Y si el usuario no es futbolero pero se enamoró de Untitled Goose Game, también debería probarlo.

Positivo:

  • Pura diversión
  • Inspiración en Rocket League
  • La trama del modo Trayectoria
  • Los partidos con el puck de hockey o el balón de rugby
  • El zumbido de la alpaca

Negativo:

  • Duración corta del modo Trayectoria
  • No hay multijugador en línea
  • Personalización única de la alpaca
  • Posibilidad de regular la dificultad en el modo Trayectoria
Tukunime
Tukunime
Hablo de fútbol y de videojuegos en mis ratos libres.
A %d blogueros les gusta esto: