Impresiones jugables Knockout City

Guilty Gear Strive se retrasa hasta el 11 de junio de 2021
04/03/2021
PlayStation VR anuncia seis nuevos juegos
04/03/2021

En el último Nintendo Direct celebrado el pasado 17 de febrero, Electronic Arts presentaba un nuevo título multijugador bajo la marca EA Originals con una propuesta bastante curiosa: jugar al balón prisionero.

La cosa pintaba bastante bien en el trailer tan divertido que publicaron durante la retransmisión de Nintendo, por lo que quién os escribe aprovechó la oportunidad de apuntarse a la beta cerrada de PC que se celebró durante los días 20 y 21 de febrero.

Aunque cuesta creerlo, tuve la suerte de poder probar Knockout City durante esos días y darle bastante caña.

¿Cómo ha conseguido la gente de Velan Studios adaptar este deporte al videojuego y por qué es tan divertido?

Dando balonazos en la cara por la ciudad

En los primeros minutos de esta beta cerrada, Knockout City comenzó con un tutorial bastante básico para aprender las mecánicas del juego y, si querías probar los controles más avanzados, podías completar el resto de entrenamientos. Sinceramente, esta parte me gustó porque no eran tutoriales aburridos y podías repetir cualquier sección que no hubieses entendido al instante.

La jugabilidad del título no se aleja mucho a la de cualquier shooter en 3ª persona, solo que aquí se apartan las pistolas o metralletas para dejar paso al balón como única «arma» del juego. Esto no le resta mérito a cómo han conseguido adaptar un concepto que rara vez se ha visto en los videojuegos (se me viene a la mente haberlo jugado en una de las misiones del mítico Canis Canem Edit) con unas mecánicas bastante interesantes.

A la hora de pegar balonazos, el gatillo derecho será nuestro aliado y los lanzamientos siempre irán automáticos debido a que la mira va fijando al rival mientras se va cargando el tiro, asi que da igual que se mueva mucho porque la pelota irá a por él.

Eliminar al equipo contrario no es nada fácil, pero Knockout City facilita varios truquillos para que el balón termine sí o sí en la cara del contrincante. Se pueden usar modificaciones de tiro para efectuar tanto un lanzamiento curvo como uno en plan globo, o siempre se puede amagar el disparo pulsando el joystick derecho para engañar al adversario. Esto último me ha parecido una idea maravillosa.

¿Y por qué es complicado golpear al jugador del otro equipo? Porque el juego también da la posibilidad de defenderse, ya sea con esquives (que incluso se pueden usar para contraatacar la pelota que va directa hacia nosotros) o cogiendo al vuelo el balón para devolver el tiro.

Aprendida la teoría, llegó el momento de ponerla en práctica en partidas 3v3, el único modo de juego disponible en la beta cerrada y en el que habré jugado montones de partidas sin darme cuenta.

Estos enfrentamientos se deciden al mejor de 2 rondas con la posibilidad de desempate en una fase extra. En cada una de ellas, gana el equipo que haya conseguido 10 puntos, los cuales se van consiguiendo tras eliminar a un jugador después de golpearle dos veces (en la pantalla siempre se mostrarán las vidas tanto de nuestro personaje como de los rivales del equipo contrario).

¿Y las partidas se disputan en un gimnasio de Educación Física? Pues no. Los estadios (por llamarlo de alguna forma) que acogen este evento deportivo son las diferentes zonas de la ciudad en la que se desarrolla Knockout City, donde en cada rincón siempre habrá una infinita lluvia de balones o persecuciones de jugadores para ver quién se termina tragando la pelota.

En esta prueba privada, tuvimos la oportunidad de jugar en tres ubicaciones diferentes y os puedo adelantar que no ha sido una mala idea trasladar estos duelos a un paisaje urbano en el que el tamaño de los mapas es el justo y necesario.

Tras haber jugado una gran cantidad de partidas durante aquel fin de semana, os puedo confirmar que Knockout City es tan divertido que es de los pocos juegos multijugador actuales (sin bajar del trono a mi querido Rocket League) que me ha mantenido con esa necesidad constante de «una partida más» y esto es culpa de varios factores.

El primero de ellos es su jugabilidad tan sencilla y la curva de aprendizaje casi inexistente con la que, tras tres o cuatro partidas, ya tienes la sensación de ser todo un pro y de saber en todo momento cuál es la acción que vas a realizar para que tu equipo empiece a sumar puntos.

Las fases de entrenamiento que he comentado antes por supuesto que te ayudan a pulir cosas en las que es necesario practicar un timing concreto (sobre todo en defensa), pero los controles se dominan en un abrir y cerrar de ojos sin complicaciones.

Entrando ya en el terreno de las partidas, siempre serán diferentes por dos motivos: el diseño de los mapas y la bola especial que toque en ese momento.

Al estar basados en los rincones de una ciudad, los escenarios del juego tienen elementos que pueden ser claves durante el desarrollo del enfrentamiento, tal y como podéis observar en el gameplay que acompaña este artículo. Caídas al vacío en las que puedes aprovechar para empujar a un rival, una bola de demolición que puede mandar a tu perseguidor a Cuenca o las diferentes alturas desde las que planear (en plan Fortnite) para realizar un remate aéreo son algunas de las situaciones que se pueden dar en estas ubicaciones urbanas de Knockout City.

Además de las pelotas estándar, también se pueden encontrar bolas especiales que tienen una función específica y casi siempre pueden ser definitivas para decantar una partida. En la beta cerrada se han podido probar tres: la mina (tiene temporizador antes de explotar), la lunar (mantiene flotando al rival que acaba de golpear) y la jaula (encierra al rival sin posibilidad de escaparse para tirarle al vacío o utilizarlo contra sus compañeros). Esta última es un arma de doble filo y puede ser culpable de las mejores partidas que jugué.

El último factor es el juego en equipo, algo que sí o sí también iba a ser importante en Knockout City. Sin necesidad de un chat rápido como en el juego de Psyonix o incluso sin tener el micrófono puesto, es muy fácil entenderse con tus compañeros gracias a algunos controles para estas situaciones.

Se puede pasar la bola entre compañeros en los momentos en los que alguno de los componentes no tenga una pelota cerca, pero hay algo mucho mejor: ser TÚ la bola. No, estáis leyendo bien. En este juego TÚ puedes ser el balón y tus colegas pueden aprovechar para cargar un tiro potente en el que, al lanzarte, solo tendrás que elegir el destino en el que caer cual misil Predator de Modern Warfare 2. Si no les da tiempo a sacar este tiro especial, golpear con tu cuerpo al adversario lo elimina de forma directa.

Por supuesto, esto siempre se puede planear de una forma más estratégica gracias a dos comandos que hacen las funciones de «¡Pasa!» o «¡Lánzame!» para que los compañeros no acaben hasta el moño de ti.

Con estos ingredientes, la diversión en Knockout City está más que asegurada y no os voy a mentir si digo que tengo bastantes ganas de volver a jugarlo.

Pendientes de la decisión correcta

Esta parte la defino así porque el juego tiene toques similares a cualquier free to play que se os venga a la cabeza, teniendo como líder a día de hoy al battle royale de Epic Games.

Puedes personalizar a tu personaje con varios elementos estéticos que se pueden conseguir vía Pase de Batalla o a través de la tienda del juego que se irá actualizando cada cierto tiempo con nuevos contenidos, pero lo sorprendente de Knockout City es que no hay microtransacciones o compras con dinero real.

Todo lo que se desbloquea en el juego funciona con el dinero común que se gana con las partidas o con una moneda más «Premium» denominada como Style Chip que sirve para conseguir modificaciones de ciertos trajes, algo que en mi opinión es una buenísima noticia.

Pero voy al grano: desde Electronic Arts tienen pensado que el juego tenga un coste de 19,99€ en las diferentes plataformas en las que se va a publicar. Suena arriesgado y más viendo en las últimas semanas que Rocket Arena (el primer título multijugador que estrenaba la marca EA Originals) se estaba vendiendo por 1 euro en diferentes tiendas físicas a pesar de tener buenas críticas.

Aún así, se ha confirmado de forma oficial que el título estará disponible con una prueba gratuita (aún no se ha especificado la duración) para convencer al consumidor antes de adquirirlo al precio completo, por lo que en EA han sido bastante inteligentes en este aspecto.

Y hablando de pruebas, termino las impresiones recordando que el 2 de abril empezará la beta abierta de Knockout City que permitirá el juego cruzado entre las diferentes plataformas y donde podréis experimentar las divertidas partidas de las que os he hablado.

Knockout City estará disponible el próximo 21 de mayo en PlayStation 4, Xbox One, Nintendo Switch, PC a través de Origin y Steam, y PlayStation 5 y Xbox Series X|S mediante retrocompatibilidad.

Tukunime
Tukunime
Hablo de fútbol y de videojuegos en mis ratos libres.
A %d blogueros les gusta esto: