Análisis Sackboy: Una aventura a lo grande

Análisis WRC 9 – Next Gen
30/11/2020
Anunciada Mortal Kombat 11 Pro Kompetition: 2.ª temporada
30/11/2020

En el momento en el que estoy empezando a escribir este análisis, ya ha pasado un día desde el lanzamiento oficial de PlayStation 5 en España.

Si echamos la vista hacia atrás, parece mentira que hace seis meses la información sobre la nueva consola de Sony fuese tan escasa. Rumores por aquí, rumores por allá, que si enseñan el mando…

Al final todo terminó llegando en forma de State of Play, que para ser exactos fueron dos las retransmisiones que sirvieron tanto para informar de los nuevos juegos como para mostrar el ansiado diseño de esta consola de apariencia tan futurista.

El primero de ellos siempre quedará en el recuerdo por la cara que se nos quedó al ver que el logo de Rockstar Games solo era para recordarnos que GTA V seguiría su camino en la nueva generación, pero el protagonista de este artículo también hizo acto de presencia.

Varios años después de la última entrega de la franquicia LittleBigPlanet, el encantador Sackboy volvería a la carga con Una aventura a lo grande, un plataformas 3D que no se alejaba mucho de lo visto en los anteriores juegos de Media Molecule y que marcaría un nuevo camino para el icono «más reciente» de la marca PlayStation.

Aunque su anuncio estaba enfocado más bien en PS5, el juego también cuenta con versión de PS4 y es a la que he podido jugar para traeros este análisis.

¿Realmente es una aventura a lo grande? Yo os adelanto que me he llevado una buena sorpresa…


Un gran paso para Sackboy

Antes de ir al grano, creo que es necesario recordar un poco a LittleBigPlanet.

Esta serie de videojuegos que se estrenó en PS3 era un plataformas con vista 2.5D protagonizado por los Sackboy y que, aunque todos los títulos han tenido un modo Historia, su fuerte era permitir a los usuarios crear todo lo que imaginasen gracias a su potente editor de niveles y compartirlo con la comunidad.

Tras el éxito que tuvo el juego original, llegó una segunda entrega en la que evolucionaron tanto los niveles como las posibilidades del editor de niveles y ahí las creaciones por parte de la comunidad empezaron a ser brutales.

Tanto que en Media Molecule se pusieron manos a la obra con el espectacular Dreams y le pasaron el testigo a Sumo Digital, que fueron los responsables de seguir la fórmula con LittleBigPlanet 3 y que ahora se han encargado de desarrollar este nuevo juego.

Una aventura a lo grande mantiene todo lo que es el universo y la esencia de LittleBigPlanet, pero entre sus opciones ya no encontramos el maravilloso editor de niveles, aunque tal y como está enfocada la experiencia no es algo que se vaya a echar de menos.

La historia nos presenta una situación en la que el bueno de Sackboy y sus amigos se encontraban tan felices en Mundo Artesano hasta que apareció el malvado Vex para raptar a todos los aldeanos posibles y obligarles a construir el Patasarribador, una máquina que convertirá este planeta feliz en un páramo con pesadillas por doquier.

El protagonista consigue escapar en la mítica cápsula y aterrizar en el primero de los cinco mundos, destinos en los que deberá reunir todos los orbes posibles para poder derrotar a Vex y salvar Mundo Artesano.

Primeros minutos de juego y ya se puede comprobar el primer gran cambio: las aventuras de Sackboy dejan atrás aquella perspectiva 2.5D de la franquicia LBP y se convierten en un plataformas 3D en el que se nota una fuerte inspiración a los juegos tridimensionales de cierto fontanero de una tal Nintendo.

Esta evolución le sienta fenomenal al título y por mí parte podemos confirmar que esto es una buenísima noticia para el futuro de la nueva marca protagonizada por Sackboy, ya que el resultado es un juego muy divertido y que sorprende por como se han llevado a cabo tanto los niveles como sus mecánicas en esta nueva estructura.

Los controles de Sackboy confirman que la intención es ofrecer una experiencia parecida a los recientes Super Mario, pues el encantador peluche se mueve de una forma más ágil y ahora dispone de acciones (como atacar, realizar un golpe aéreo o rodar) que se adaptan perfectamente a lo que propone el juego.

Estos controles se pueden combinar perfectamente para poder alcanzar esas clásicas zonas complicadas donde se encuentra algún orbe o un coleccionable, por lo que el usuario más veterano se olvidará fácilmente del tono infantil del videojuego.

Repito que la fórmula de LBP sigue muy presente, por lo que en esta nueva estructura de niveles se ha adaptado muy bien el mismo concepto, con la diferencia de que en cada escenario hay que recoger los orbes de Los Soñadores que se encuentren disponibles y que Sackboy se tendrá que enfrentar a varias clases de enemigos, sumándole también unos jefes finales bastante interesantes que aparecen en ciertas fases del juego.

Por supuesto, cada nivel ofrece una experiencia diferente y en este juego se podría decir que cada comienzo es una sorpresa nueva, ya sea por las mecánicas que se presentan (tanto del escenario como las de Sackboy) o por conceptos como el que todo el entorno se mueva al ritmo de la música que está sonando de fondo.

No es una revolución del otro mundo y tampoco muestra algo que no se haya visto antes, pero funciona a la perfección y es raro nombrar un nivel que no me haya gustado. En general, todos son una maravilla y muy disfrutables.

Más allá de las interesantes mecánicas que ofrezca cada escenario, uno de los elementos con los que se disfruta muchísimo son las diferentes «armas» que puede utilizar Sackboy a lo largo de la aventura. El Buclemerán, el gancho y las Plasmamidades (este permite planear y disparar) son los principales artilugios del juego y cuando aparecen son una delicia jugable.

De los tres, me quedo sin dudar con el Buclemerán y las Plasmamidades, pues estas dos características te permiten destrozar todo lo que haya en el nivel (tanto enemigos como cajas de orbes) y en ocasiones los escenarios se adaptan a dichos artilugios para poder desbloquear el acceso a ciertas zonas.

Hablando de zonas, cada fase cuenta con un rincón secreto donde se pueden encontrar varios minijuegos en los que conseguir como premio ese orbe que tanto hace falta. Los dos o tres más comunes se suelen repetir bastante, pero siempre en función del artilugio que se esté utilizando en ese momento.

Y es que Una aventura a lo grande se acuerda también de que juega gente que supera fácilmente la edad del público objetivo, por lo que también ofrece otros desafíos en cada nivel: recoger las distintas partes de un traje único para Sackboy, conseguir superar la máxima puntuación o completar el nivel sin morir.

Mención especial a los niveles ocultos que se pueden encontrar en el «selector de niveles» de cada mundo, pues sin ser muy diferentes a los principales también cuentan para el progreso del juego.

Por si fuera poco, hay unas pruebas contrarreloj de dos tipos diferentes: las carreras contra el cronómetro disponibles en cada planeta y Las Pruebas de los Caballeros de la Gran Puntada. Tampoco hay una diferencia abismal entre ellas, pero estas últimas se pueden considerar el conjunto de niveles más difícil de todo el juego ya que exprimen la habilidad del usuario al límite.

El juego también cuenta con partidas cooperativas en las que puede participar hasta un máximo de cuatro personas, donde la colaboración y las locuras hacen buen acto de presencia. La mala noticia es que de momento solo son posibles de forma local y para poder jugar online habrá que esperar a una actualización de la que se desconoce fecha de lanzamiento.

Mal por parte de Sumo Digital el informar cómo se puede crear una partida online durante las pantallas de carga, pues estuve horas buscando la posibilidad como un loco y toda la información, por supuesto, la encontré por internet.

En definitiva, todas estas fases que he comentado hasta ahora son importantes para obtener todos los orbes posibles y así poder completar tanto el 100% del juego como desbloquear una estupenda sorpresa.

Una aventura a lo grande tiene una duración aproximada de 8-10 horas, por lo que hay diversión para rato y os aseguro que no os vais a aburrir.


¡Este es mi Sackboy y lo visto como quiero!

Otra de las opciones de LittleBigPlanet que se encuentra disponible en este nuevo juego es la personalización completa de Sackboy, faltaría más.

Como ya no hay un menú Popit, todos los disfraces se podrán comprar y poner en la tienda de Zomidio Zuchi a cambio de todos los Colectabeles que se hayan recogido por los niveles, ya que es la moneda interna del juego.

Dicha forma de pago solo está disponible en el juego y no hay compra de monedas a través de PlayStation Store, aunque en la tienda de la consola sí que se podrán conseguir trajes especiales ya sea de forma gratuita o como contenido de pago.

Mencionando a los trajes especiales o únicos, antes había comentado que en los escenarios suele haber partes de estas vestimentas para conseguir completarlas y he de decir que los diseños me han sorprendido muchísimo.

Como siempre, se pueden mezclar las partes como uno quiera y crear un Sackboy único, pero el cariño que le han dado a estas creaciones especiales es impresionante.

Incluso con la edición Especial se pueden conseguir trajes de los iconos más emblemáticos de PlayStation como Connor de Detroit: Become Human, Sam ‘Porter’ Bridges de Death Stranding o Jin Sakai del reciente Ghost of Tsushima entre otros, por lo que el trabajazo por parte del estudio está ahí.


Apartado Técnico

Sin tener la potencia gráfica de su nueva hermana, el juego se ve fenomenal en una PS4.

Puede haber algun textura que se cargue uno o dos segundos más tarde, pero en general el aspecto tanto de los personajes como de los escenarios es muy bonito y va acorde con el tono del juego.

Además, no sería un universo de LBP si los niveles no estuviesen formados por elementos u objetos reales, por lo que el detalle de los mismos está tan bien hecho que algunos incluso tienen pegada aún la etiqueta con su precio en libras esterlinas.

Mención especial a un DualShock 4 que actualmente se encuentrsa eclipsado por las maravillas del DualSense de PlayStation 5, pero como en «todo juego de Sony» se aprovechan muy bien sus funciones.

No tendrá esa vibración de alta definición, pero todo objeto que se consigue o se agarra en los niveles se ha intentado reflejar tanto por la vibración como por el sonido que sale a través del altavoz del mando para lograr una sensación similar. Demasiado han hecho, en mi opinión.

El sensor de movimiento también tiene su pequeña parte de protagonismo, tanto para actuar con los gestos de Sackboy como en una sección en la que habrá que mover el mando para desplazarse a través de unas plataformas.

Llegamos a la parte del sonido donde voy a mencionar de nuevo los niveles que se mueven al ritmo de la música, ya que además de usar composiciones totalmente propias durante el desarrollo del juego también hay algunas canciones licenciadas que aparecen sin que te lo esperes.

Uptown Funk de Bruno Mars o una especie de versión Disney de la canción Material Girl de Madonna son algunos de los casos que más me han sorprendido y que por el nivel que representan quedan muy bien, pero se pueden encontrar otras canciones que seguramente conozcáis ya sean por anuncios de TV o porque han salido en FIFA.


Conclusión

Más allá de haberme gustado el juego, mi valoración se enfoca en como la gente de Sumo Digital le ha dado la vuelta a la tortilla y han experimentado con un terreno que, sin ser muy original en algunos aspectos, le ha facilitado a Sackboy un regreso que le puede asegurar ser una de las figuras de la nueva generación de PlayStation. Una aventura a lo grande es un título muy divertido y probablemente veamos una secuela en los próximos años.

Positivo:

  • Interesante evolución de la franquicia
  • La historia y los personajes
  • Los artilugios de Sackboy
  • Los trajes especiales o únicos
  • Los niveles al ritmo de la música, sobre todo la licenciada
  • Las opciones de accesibilidad del juego

Negativo:

  • Escaso tutorial durante la partida para aprender los movimientos
  • Mala información sobre el modo online
Tukunime
Tukunime
Hablo de fútbol y de videojuegos en mis ratos libres.
A %d blogueros les gusta esto: