Hell Let Loose, Mortal Kombat X y PGA TOUR 2K21 entre las novedades de octubre en PlayStation Plus
29/09/2021
THE KING OF FIGHTERS XV en el Tokyo Game Show – Demo jugable
30/09/2021

Fifa se ha hecho mayor:

Si llevas toda la vida escuchando eso de que cuando seas mayor comerás huevos, te conviene saber que, de igual modo, cuando seas mayor tendrás el Fifa que siempre quisiste tener. Fifa 22 es un canto a los que perdieron la fe por el camino. Una alegoría del sufrimiento de la comunidad que pedía implementar todas las herramientas y cada centavo en poder de Electronic Arts para dar un salto hacia el realismo y la simulación. Resulta curioso ver a un sector de la comunidad enfurecido por el cambio, por el acercamiento a la realidad, y esto, lejos de asustarme, solamente me lleva a la reflexión de Florentino Pérez hace unos meses: A los jóvenes ya no les gusta el fútbol. De verdad.

Carlos Kurosaki

A los jóvenes (no a todos, claro está) ya no les gusta el fútbol. No es algo malo. Las modas cambian. Y puedes tener 18 años, seguir siendo de un equipo, animándolo e incluso viendo sus partidos. Igual que cuando toda España se reunía los domingos para ver correr a Fernando Alonso sin haber visto antes una carrera de fórmula 1. No les gustaba el motor. Les gustaba Fernando Alonso. Y de igual modo, a los chavales de hoy en día no les gusta el fútbol, les gusta el Villarreal, el Athletic de Bilbao, el Leganés o el Sporting de Gijón. Le gusta de alguna manera su país, su ciudad, su barrio. Si un vecino mío va a las olimpiadas a competir por la medalla en esgrima ese día me compro un sable, una espada o un florete y me pongo a bailar. 

Por eso empezar a analizar Fifa 22 es sumamente complicado. Le puedes poner un 3 de nota o un 9. Te puede encantar o lo puedes odiar. Mi análisis estará totalmente influenciado (¿qué análisis no lo está?) por lo que a mí me gusta (subjetivo) y por lo que Fifa 22 es (objetivo). Tengo más de 30 años y me gusta el fútbol. De igual modo, me gustan los videojuegos. No tengo nada más que decir. Empezamos.

Hypermotion:

Justo en el año en el que la saga Pes ponía fin a su existencia, todo hacía indicar que EA iba a frenar. Que, si ya evolucionaba poco año tras año, este iba a bajar una marcha más y contentarse con hacerse más y más rica a costa de cambiarle el numerito y la portada a la caja. Sorprendentemente, anunciaron una nueva tecnología (que no motor) llamado HyperMotion, un sistema nuevo de captura de movimiento gracias al cual han podido añadir más de 4000 nuevas animaciones al juego para dotarlo de movimientos más realistas, suaves y naturales. No es algo que sea llamativo cuando empezamos a jugar, sino que se trata de un tarro de las esencias que se va destapando conforme jugamos partidos y empezamos a comprender que ahora las animaciones son más reales, que está todo más pulido y que el conjunto encaja mejor.

Por poner un ejemplo, ahora al aproximarse al balón para pasar o chutar, los pasos están mejor calculados para que la transición no tenga animaciones bruscas. Sin lugar a dudas Fifa sigue siendo Fifa y arrastra vicios de su pasado como giros y controles orientados excesivamente antiestéticos y poco creíbles. Como si los jugadores perdieran sus huesos por un momento para girarse. Por suerte, esto ha mejorado mucho. Ahora los jugadores son más consistentes. Tienen más cuerpo, más peso y la sensación al manejarlos es indudablemente más realista que en anteriores entregas. Es algo que se nota pronto y que era muy evidente cuando se venía de jugar a Pes donde los jugadores tenían más sensación de cuerpo. Los jugadores de Fifa se han humanizado. Las conducciones de balón son muchísimo más naturales, el mejor ejemplo es tirar una diagonal para ver que el jugador se mueve suelto y a una velocidad acorde a la de un futbolista y no un velocista. El balón va más despegado de la bota. Y, además, los cuerpos y modelados de cada jugador han sido refinados para tener un aspecto más creíble. 

Captura de Old Trafford durante una cinemática.

El balón y los porteros:

El balón es otro protagonista en esta fiesta de la simulación. Más realista que nunca (y no, no es un tópico) consiguiendo que su tamaño, peso y trayectoria sea como la de un balón de verdad. Los cambios de juego ahora son una auténtica delicia, con un balón que puede ir flotando o liftado pero que traza unas trayectorias realmente buenas y lejos de aquel balón de playa que ha tenido la saga históricamente. En los disparos también se siente más contundencia, aunque he de reconocer que falta trabajo en la sensación de golpeos potentes. 

Dentro de toda esta pila de animaciones nuevas las más llamativas y significativas son las que atañen a los porteros. De las 4000 un buen puñado van para los porteros y en esto sí que hay unanimidad, son espectaculares. Mucha gente no había comprendido la importancia de los porteros a la hora de la vistosidad de un gol y es que afectan directamente. Una buena estirada o un gesto realista hace que un gol sea más o menos espectacular, más o menos realista. Esto sumado a las nuevas redes (alucinantes y al nivel de Football Kingdom, si no te gusta el fútbol es posible que tampoco conozcas FK) y el sonido de las mismas al golpear hacen que los goles suenen contundentes y salvajes.  

Más inteligente que nunca: 

Por otro lado, el gran cambio de esta entrega es la renovada Inteligencia Artificial. EA anunció la captura de movimientos de 22 jugadores en tiempo real. Literalmente grabaron a dos equipos jugar un partido de fútbol entero y eso se ve plasmado en el terreno de juego. Las transiciones de los jugadores son mucho más ordenadas, reculan y basculan a la par y las coberturas defensivas son realmente de agradecer. En Fifa 21 podías irte del central y encarar al portero automáticamente. Este año los laterales cierran como galgos para impedirte llegar fácil a portería. El gran problema de la anterior entrega en la que los mediocampistas defensivos se quedaban pasmados viéndote entrar hasta la cocina, se ha visto corregida casi en su totalidad. Ahora son más incisivos y agresivos para robarte el balón. En ataque también ha mejorado muchísimo la Inteligencia Artificial. Los desmarques de tus compañeros sin balón son más reales y la Cpu dispara de fuera del área (ahora quizás demasiado, se les ha ido de las manos) regatean y centran desde las bandas.

Por poner un pero, siguen abusando de filtrar pases al delantero centro o de atacar cuando en la vida real no tendría sentido como por ejemplo ir ganando en el Bernabeu con el Alavés 0 a 2 y seguir atacando. En resumen, ahora es más difícil generar ocasiones y eso hace que surja una curvita de aprendizaje sumamente suculenta, como si hubiésemos cogido una máquina del tiempo y empezáramos a jugar a Pes 5 por primera vez.

Modos de juego:

No hay modos nuevos y tampoco hay gran revolución en los mismos, pero sí que todos ellos han tenido una inyección de nuevas ideas. 

El modo Carrera es el principal modo beneficiado por los cambios. Por fin podremos crear nuestro propio club con todo tipo de detalles (menos de los que nos gustaría, para qué engañarnos), sustituirlo por cualquier equipo de una liga y crear una plantilla totalmente nueva y a nuestro gusto. Esto le da otra dimensión al modo. Nombre, estadio, escudo, equipaje…y hasta el césped. Son muchos los ajustes que pueden hacer la experiencia más detallada. Además, habrá objetivos para entrenadores y para jugadores con un árbol de mejoras y atributos que recuerda a la del modo clubes. 

Volta ha cambiado el rumbo de las anteriores entregas para que esta vez sea más gratificante jugar con estilo. Han introducido nuevas habilidades y un sistema de medidor de habilidades completamente nuevo, el cual proporciona mayor variedad. También se han creado nuevos torneos de partidos multijugador con tiempo limitado en Volta Arcade. 

Dentro de Volta Arcade, habrá una lista de minijuegos para hasta cuatro jugadores que, si bien no serán el motivo por el que comprar Fifa 22, serán un añadido divertido más. ¿A quién no le apetece echarse un fútbol tenis con sus amigos? 

El modo de Clubes Pro se vuelve a quedar corto un año más con las mejoras. La más destacada es la incorporación de las jugadoras de fútbol femeninas profesionales o un mayor grado de personalización de cada jugador. Un cambio vital y que llega tarde es el de poder seleccionar el estilo de juego de cada uno antes de buscar una partida. De esa manera, tu estilo de juego determinará tu posición preferida. Por ejemplo, si seleccionas un estilo de juego de DC, entrarás en un partido en el que jugarás como atacante, ya sea como DC, DFI o DFD. No te colocarán en una posición que no se ajuste a tu función en el campo.

El modo estrella Ultimate Team replantea su propio sistema de progresos dentro de Division Rivals o de Fut Champions. Ahora se han establecido una serie de objetivos semanales con los que mejorar el rango de nuestra categoría. Por eso va a ser más importante que nunca conectarse diariamente a Fut y así progresar en la categoría. Será importante ganar, pero, aunque no lo hagamos, EA nos premiará por nuestra dedicación al modo. El lema de esta manera es juega más, aunque no ganes lo suficiente. Para los más pros, se ha creado una nueva división llamada Élite donde los jugadores más competitivos podrán seguir enganchados al juego. Asimismo se han creado unos checkpoints desde los cuales una vez llegados a ellos no se podrá bajar nunca independientemente de la racha de derrotas que tengamos.

En Fut Champions ahora va a ser más difícil clasificarse. Se ha creado un paso intermedio, una especie de Playoffs donde cada jugador tendrá que conseguir x puntos para clasificarse a las finales de Fut Champions. Este ya no tendrá un sistema de subida de rango basado en victorias sino en puntos. 

Apartado gráfico y sonoro:

Gráficamente el juego ha sufrido poco cambio. Es verdad que se ve realmente bien, pero en términos fotorrealistas se ha dado un salto muy pequeño. Es probable que haya llegado la hora de cambiar de motor en aras de dar el salto definitivo en la recreación de los futbolistas. La mejora más evidente es la iluminación nocturna. Esta vez EA ha pagado la luz y tendremos un césped con el tono correspondiente en los partidos que juguemos de noche. 

El apartado sonoro es sencillamente uno de los grandes fuertes de la saga. Cada acción en el terreno de juego tiene su respuesta en la grada. Por ejemplo, cuando el portero visitante se dispone a sacar de puerta, el público local le silbará. El ya mencionado sonido de las redes y los nuevos textos añadidos a los comentaristas (al menos a los ingleses) les dan un plus a las retransmisiones. La BSO está compuesta por infinidad de canciones. Que cada uno las valore, no entraremos en ese debate de si son mejores o peores, buenas o malas. Lo más importante es que se sigue pudiendo eliminar las que queramos de la playlist. 

Conclusión:

No es el Fifa definitivo y mientras no haya una renovación interna de motor dudo que ese cambio llegue algún día. Sin embargo y dentro del núcleo jugable de Fifa, es posiblemente el más ambicioso de su historia y el que con más fidelidad se acerca a la simulación de un partido de fútbol real. El año en el que Konami saca la bandera blanca EA recoge el testigo de la simulación futbolística para ofrecer momentos de auténtica locura. A pesar de sus vicios de toda la vida, se hacen fuerte las virtudes acumuladas desde Fifa 08, a las que sumándoles la apuesta total por el realismo (insisto, han grabado partidos de 22 jugadores a la vez) dan un resultado con momentos brillantes, divertidos y con sabor a cuando de pequeños soñábamos con recrear nuestra pasión, el fútbol en la pantalla de nuestros hogares. 

Opiniones del GamingUniverse Team:

arcalle | Estamos ante un título que vuelve a ilusionar tras el nefasto #fifa21 al ser un juego muy plano, teniendo una velocidad excesiva de reacción comparando a esta nueva versión del que se respira fútbol. En que puedes elegir que estilo de juego quieres jugar recordando en momentos al difunto PES.

Nota Final: 

Carlos González Bravo. 
A %d blogueros les gusta esto: