Análisis de Flashback 2
18/12/2023
Las ofertas de Navidad 2023 llegan a PlayStation® con grandes descuentos en juegos en tiendas habituales y PlayStation™ Store
21/12/2023

Me encantan los survival horror. Me parecen juegos muy completos que combinan a la perfección acción, aventuras, historia, terror y rompecabezas. Obras como Resident Evil o Alone in the Dark, incluso Dead Space, me parecen títulos redondos y que tienen de todo, y me han dado algunas de las experiencias más completas que he tenido en el mundo de los videojuegos.

Una de las obras más recientes de este género que he jugado ha sido el estupendo Signalis, que apostaba por recrear al clásico de Capcom desde una vista ligeramente isométrica, apostando por un argumento muy original con un estilo arrollador, y una jugabilidad y unos puzles exquisitos. No es sorpresa de nadie que, tras descubrir You Will Die Here Tonight, este llamase por completo mi atención, no solo por el parecido con el título mencionado anteriormente, si no también por su sorprendente novedad: los combates son en primera persona, mientras que el resto es en tercera. Dicho lo cual, veamos qué ofrece la aventura de Spiral Bound Interactive.

En You Will Die Here Tonight tomaremos el rol de uno de los personajes de la división Aries. Su misión es dar con un asesino que se ha escapado a una mansión con un virus químico en sus manos, el cual pretende extender por todo el mundo. Debido a esto, la misión principal de nuestros protagonistas será la de dar con él y solucionar el problema. Sin embargo, cuando el equipo entra en la mansión, una lámpara les noquea y les hace perder el conocimiento, lo que los separará en diferentes puntos del edificio. Tras eso, comenzarán a ocurrir cosas extrañas y nos encontraremos que los huéspedes de la vivienda se han convertido en zombies, junto a varias sorpresas realmente originales e interesantes.

No quiero explicar mucho más del argumento, porque el estudio ha realizado una jugada muy similar a la que Assassin’s Creed hizo en su día, y no ha mostrado nada de los pilares principales del guion. Solo diré que estos son tremendamente innovadores y que acompañan muy bien la propuesta jugable del título.

Más allá de eso, decir que aunque la historia pueda tener sus toques más habituales del género, lo cierto es que se trata de un argumento bien escrito y elaborado, con unos personajes muy peculiares y diferentes, lo que da lugar a un elenco muy característico y original. Si a esto le sumamos que toda la trama está muy bien hilada y contada, y que se justifica realmente bien de forma jugable, todo esto nos da como resultado una historia realmente disfrutable.

El encanto de esta obra está, si duda, en su faceta jugable. Este survival horror nos propone navegar por el escenario con una vista levemente isométrica y muy parecida a la de Signalis. En este tipo de secciones podremos recorrer el mapa e interactuar con todos los objetos del lugar, y se trata de la parte más “clásica” del título. La verdadera innovación la encontramos en los combates, y es que estos tendrán lugar en primera persona. En el momento en el que luchemos con un muerto viviente pasaremos a esta perspectiva, y en ella tendremos que hacer uso de nuestro arsenal con una mecánica de apuntado similar a la del remake de Resident Evil 2 y 3: a mayor tiempo apuntemos, mejor acertaremos nuestro objetivo.

El quid de la cuestión es que, en función del personaje con el que combatamos dispondremos de diferentes características, como apuntar más rápido o más lento, o hacer más o menos daño. Se trata de una mecánica realmente interesante y que añade mucha presión, ya que al pasar a esta perspectiva nos será imposible movernos o esquivar ataques (he de decir que no hubiera hecho ascos a disponer de esto), y cuando los zombies se acumulen en pantalla se generarán situaciones de mucha tensión, por lo que tendremos que elegir sabiamente cuándo enfrentarnos a nuestros enemigos, cuándo huir y cuáles son los personajes idóneos para estas pesquisas.

Para acompañar esto dispondremos de un arsenal pequeño pero bastante variado, algo que se añade al hecho de tener que estar pendientes de la munición con la que contamos de forma constante, ya que si no tenemos balas, tendremos que hacer uso de nuestro cuchillo, lo que dificultará la tarea.

Sin embargo, creo que os habrá llamado la atención la posibilidad de cambiar de personaje, y es que cada “vida” que llevemos a cabo puede ser con uno de los seis miembros de la unidad Aries. Cada uno tiene características diferentes que le permitirán hacer determinadas cosas o acceder a sitios concretos. Por ejemplo, solamente uno de ellos puede mejorar nuestras armas, mientras que otra de las protagonistas es la única capaz de fabricar botiquines. El capitán de la división, en cambio, puede registrar varios momentos que serán útiles para la trama, y el informático será capaz de interactuar con el ordenador de la zona segura y acceder a una sección indispensable para poder terminar el juego. También contamos con otro personaje que es un experto en armamento pesado, y otra de las protagonistas no se infectará al ser mordida (cuando un zombie muerde a otro de los personajes, este tendrá 5 minutos para administrarse la cura del virus que se podrá encontrar en el hub de la unidad Aries).

En general, la idea de poder cambiar de personaje en un juego de este estilo es realmente original, y bebe mucho de lo que ya ofrecía Resident Evil en su día cuando podíamos elegir entre Jill o Chris, donde uno de ellos tenía más salud mientras que el otro contaba con más inventario. De hecho, esto también ocurre en You Will Die Here Tonight, ya que cada personaje podrá llevar una cantidad concreta de botiquines encima.

¿Y qué pasa si morimos? A medida que los miembros de la escuadra caigan, desaparecerán de la pantalla de selección y tendremos que escoger al que más nos convenga en función de lo que hayamos desbloqueado o de lo que queramos hacer en ese momento. Pero, ¿y si toda la unidad muere? En ese caso tendremos dos opciones: conseguir las monedas que nos permitirán “resetear” la partida manteniendo nuestro progreso (todo esto tiene sentido argumentalmente), o empezar la partida desde cero. Esto añade un punto extra de tensión que, sin duda, le sienta de fábula.

En lo referente a los puzles del título, la verdad es que estos están muy bien diseñados y funcionan de una forma estupenda. Ninguno de ellos es especialmente difícil o nos tendrá dando vueltas por la mansión sin saber qué hacer (solamente he tenido problemas con uno, del cuál aún no sé su solución). Además, el juego te indica en todo momento cuáles son tus objetivos principales para que nunca pierdas el hilo de lo que estás haciendo.

También me gustaría destacar que estamos delante de un estupendo diseño de niveles, ya que la mansión presenta un planteamiento exquisito y genialmente presentado. Todo tiene el tamaño justo para que el jugador no se pierda ni se agobie, y además se dispone de un mapa al que acceder y consultar nuestra posición en todo momento. De hecho, también será posible consultar los documentos y las pistas importantes que vayamos encontrando a lo largo de la aventura, algo que facilitará su revisión en el momento en el que queramos resolver un puzle que las involucre.

En lo técnico estamos delante de un juego realmente curioso. Presenta unos gráficos que combinan obras de PSX, Signalis, o títulos tan poco conocidos como Majestic Nights. En líneas generales, estamos frente a modelados de personajes en 3D con una resolución baja dentro de entornos en 2D con una gran cantidad de efectos que añaden mucha profundidad e inmersión. Sin duda, se trata de una apuesta muy acertada y que le da muchísima personalidad a la aventura.

Lo mismo se puede decir de su apartado sonoro, con melodías sutiles que tienen más presencia en los momentos en los que se busca generar tensión, y efectos de sonido que funcionan y se adecúan perfectamente a todo aquello que buscan representar, sean muertos vivientes o armas. Eso sí, señalar que los personajes no tienen voces, y que el juego está, de momento, completamente en inglés. No es difícil de entender, pero es posible traducirlo al castellano con el traductor automático de Unity – motor sobre el que funciona el juego -.

A nivel de duración, a nosotros nos ha durado seis horas hacer absolutamente todo (de hecho, es fácil sacar todos los logros tras terminarlo). Se trata de una duración muy acertada que, si se va más rápido o si se descubre la solución de los puzles antes, se puede acortar a las dos horas y media o tres horas. Es corto, pero sin duda alguna, deja huella.

You Will Die Here Tonight me ha parecido un juego fantástico y muy original. Si os gusta el género o si os enganchó Signalis, este título es una apuesta segura. Está estupendamente hecho, se juega realmente bien, la historia es fantástica y motiva unas mecánicas jugables tremendamente innovadoras, y cuenta con un apartado técnico con mucha personalidad. Joyas así se agradecen muchísimo.

Este análisis ha sido realizado en base a la versión de Steam.

Deja un comentario